Innovación Social: Desde las universidades para la sociedad

Por: *Erika Jaillier

Introducción

La universidad, desde su nacimiento, ha buscado generar nuevos conocimientos que permitan responder a los problemas existentes en el contexto histórico que le da origen. Producto de la lógica humboldtiana en donde prima la docencia desde la investigación, o desde la perspectiva napoleónica, que implica utilidad práctica de los conocimientos impartidos para responder a problemáticas concretas, o desde la mirada anglosajona que desarrolla un sistema centrado en la docencia para la formación del hombre, la academia siempre se ha preocupado por dar respuesta desde el conocimiento a las necesidades de sus respectivos contextos.

Por eso, desde que el término innovación comenzó a hacer carrera en el panorama científico mundial, aparece la preocupación de investigarlo, comprenderlo, explicarlo y proponer opciones para su aplicación. ¿Pero qué es específicamente la Innovación Social y qué interés tiene para la academia?

Algunas definiciones

La Innovación Social nace como concepto hacia el final del siglo XIX, gracias a los trabajos del sociólogo Gabriel Tarde, quien comenzó a conceptualizar los cambios de las sociedades a partir de lo que él llamó las “leyes de la imitación” (Tarde, 1890). Sin embargo, como tal el concepto solo se vuelve a utilizar en las ciencias sociales y humanas y en el panorama internacional de la innovación hacia finales del siglo XX con autores como Chambon y Devevey (1982, citados por Jaillier et al., 2017). Con ellos se retoma desde la transformación de prácticas sociales que posibilitan a un grupo responder a unas necesidades no satisfechas.

En el nuevo milenio, Mumford (2002, citado por Jaillier et al., 2017), Moulaert (2003), Klein (1993, 2005, 2010, 2013. Citado por Jaillier et al., 2017), entre otros, ven en la Innovación Social una oportunidad que se instala en las comunidades, para resolver problemáticas sociales, por medio de iniciativas de desarrollo o de cambio social desde diversos actores sociales, y que buscan transformar la realidad.

La Innovación Social valora la participación social, comunitaria y el aprendizaje colaborativo para convertirlos en un modelo para la toma de decisiones, el empoderamiento y la generación de nuevo conocimiento dentro de ese proceso permanente de transformación de la realidad y la creación de soluciones y alternativas que den mejores respuestas a problemáticas o necesidades existentes.

Hoy, las universidades están llamadas a plantearse el desafío de pensar la educación, la docencia y la investigación desde el desafío de la innovación. El reto, en términos específicos de Innovación Social es generar “nuevas ideas que resuelven los actuales problemas sociales, culturales, económicos y ambientales en beneficio de las personas y del planeta” (Center for Social Innovation, Canadá. Citado por Jaillier et al., 2017). Y esto es posible hacerlo desde las tres funciones sustantivas de toda institución universitaria: la docencia, la investigación y la extensión.

En ese sentido, toda entidad educativa que trabaje con programas sociales y para el bienestar de un entorno sociocultural concreto, debe tener la capacidad de diseñar proyectos innovadores con las comunidades, con el Estado y con otros actores sociales, que cumplan con ciertos criterios alineados al objetivo principal que busca en su misión institucional. Para lograr ello debe:

  • Definir claramente el objetivo de la Innovación Social.
  • Recabar información de criterios de selección en Innovación Social de los principales concursos y programas a nivel mundial.
  • Comparar los criterios y determinar los más importantes para trabajar desde su propia lógica.

Esto, a su vez, implica:

❖ Creación de capacidades, avances científicos, invención, desarrollo económico, desarrollo comercial y desarrollo social.

❖ Pensar en dinámicas sociales entre sujeto, sociedad y cultura: capacidades endógenas, interrelación entre actores, sistematización y auto-gestión del conocimiento.

❖ Identificación e investigación de las problemáticas sociales, adaptación – aprendizaje (implementar –modificar – desarrollar: el aprendizaje es la condición propiciatoria para que las innovaciones trasciendan de la palabra a los hechos), sostenibilidad, replicabilidad y difusión.

❖ Cambios y transformaciones en los sujetos y en los grupos. El actor se reconoce como partícipe en la transformación de su sistema social.

❖ Consolidación del capital cognitivo con el que guarda relación. Un aspecto importante de la Innovación Social reside en la generación de relaciones de cooperación entre diversos actores, a diferencia de otros enfoques tradicionales, que hacían de la inversión (privada y pública), y de la planificación estatal los elementos fundamentales del desarrollo de un territorio.

La Innovación Social en la academia

¿Cómo pensar la Innovación Social desde los procesos propios de la universidad? Hay tres ejes de trabajo:

  1. Desde la intervención directa en las problemáticas o necesidades sociales: Esto puede lograrse desde proyectos de aula, desde proyectos de investigación de tipo participativo y desde intervenciones puntuales en las organizaciones sociales, así como desde los emprendimientos sociales que actualmente la mayoría de las universidades han procurado fomentar.
  2. Desde las prácticas sociales educativas: Esto implica repensar las didácticas de los saberes desde la innovación e investigación responsables (RRI –Responsible Research and Innovation- Proyecto FoTRRIS, 2018). Esto incluye a su vez asumir que desde los procesos de innovación curricular y educativa es posible orientar el trabajo por problemas, el ABP y otras lógicas, desde modelos de Innovación Social, de cocreación, de coworking directamente en los contextos que presentan las problemáticas y trabajar con los actores/beneficiarios/usuarios directos de lo que aprendemos en los cursos. Igualmente, es imaginar que es posible efectuar ejercicios de Innovación Social de tipo educativo (formación y desarrollo de capacidades y competencias de las comunidades) desde nuestras actividades de enseñanza/aprendizaje fuera del aula.
  3. Desde lo sociotecnológico: cómo mejorar la apropiación de los objetos técnicos y tecnológicos de modo más efectivo. Esto conlleva revisar el proceso mismo de creación de esos objetos: ¿para qué se crean si no es para resolver necesidades sociales verificables? Y ¿por qué no hacer el diseño, la ideación, los prototipos directamente con los usuarios? Dicho de otro modo, es planear la apropiación sociotecnológica de los objetos innovadores desde la creación misma con las comunidades beneficiarias, con los actores. Esto facilita la dinámica de integración de los objetos en la vida cotidiana y hace más efectiva y en menos tiempo la aparición de nuevas prácticas sociales frente a esos objetos.

Ahora bien, ¿para qué hacer esa relación? Las razones son múltiples y de amplio espectro:

  1. Porque cada vez más se viene demostrando que los proyectos más viables de transformación social y de cambio social dependen del relacionamiento de una quíntuple hélice: Sociedad Civil – Estado – Empresa – Academia, mediado por la comprensión de la cultura y las condiciones sociales del entorno dominante.

  1. Porque la Academia es no solo un actor relevante en las transformaciones sociales y humanas de las sociedades y de la cultura, sino porque en las actuales coyunturas tiene un compromiso cada vez mayor con una realidad cambiante que debe comprender y con la que debe interactuar para hacer de los territorios espacios sostenibles y con derecho al buen vivir y al bien vivir.
  2. Porque en el panorama internacional el mundo nos está presentando unos desafíos concretos frente a la sostenibilidad del planeta: los ODS y sistemas como el GRI, así como entidades como la OCDE nos muestran que la investigación, la docencia, el desarrollo y la innovación son categorías claves para el actual contexto global en el que nos movemos.
  3. Porque la construcción de una paz duradera sólo comienza si los diferentes actores comenzamos a trabajar juntos por el bien común desde la solidaridad, la subsidiariedad y las estrategias de trabajo colectivo colaborativo.
  4. Porque el ejercicio de la Innovación Social nos forma en creatividad, en emprendimiento, en capacidad de prever los impactos sociales futuros, en valores éticos, en persistencia, en temperancia, en trabajo en equipo y en red, en capacidad de escucha, en nuevas formas de liderazgo, en consciencia social.

El Social Change Model, de la Universidad de California (UCLA), propone un modelo de liderazgo para el cambio social (y para la innovación) basado en tres principios:

  • Individual: ¿Qué cualidades personales estamos tratando de fomentar y desarrollar en las personas que participan en un programa de desarrollo de liderazgo? ¿Qué cualidades personales son las que más apoyan el funcionamiento del grupo y el cambio social positivo?
  • Grupal: ¿Cómo puede el proceso de desarrollo de liderazgo colaborativo ser diseñado no sólo para facilitar el desarrollo de las cualidades deseadas individuales, sino también para lograr un cambio social positivo?
  • Comunitario: ¿Hacia qué fines sociales se dirige la actividad de desarrollo de liderazgo dirigido? ¿Qué tipo de actividades son las más efectivas en la dinamización del grupo y en el desarrollo de cualidades personales deseadas?

Los valores analizados en este mismo modelo son elementos críticos para los procesos sociales, y se dividen en los siguientes:

  1. La conciencia personal (Individual): El conocimiento de las creencias, valores, actitudes y emociones que motivan a uno a tomar medidas
  2. Congruencia (Individual): Pensar, sentir y comportarse con coherencia, legitimidad, autenticidad y honestidad.
  3. Compromiso (Individual): Motivación y energía para servir al prójimo que impulsa el esfuerzo colectivo. Compromiso implica pasión, intensidad y duración.
  4. Colaboración (Grupal): Trabajar con otros en un esfuerzo común. Constituye la piedra angular del esfuerzo del grupo.
  5. Propósito Común (Grupal): El trabajo con objetivos y valores compartidos. Facilita la capacidad del grupo para participar en el análisis colectivo de los temas en cuestión y la tarea a realizar.
  6. Controversia con cortesía (Grupal): Reconoce dos realidades fundamentales de cualquier esfuerzo de grupo creativo: que las diferencias de punto de vista son inevitables, y que esa diferencia debe ser ventilado abiertamente, pero con cortesía.
  7. Ciudadanía (Comunitario): Proceso mediante el cual el individuo y el grupo de colaboración se conectan responsablemente a la comunidad y la sociedad a través de la actividad de desarrollo de liderazgo (UCLA, S.f.)

Además, de acuerdo con el Modelo de Emprendimiento Social de la Biosfera, UNESCO, la innovación es importante para un desarrollo sostenible de las sociedades y las regiones. Las actuales lógicas del desarrollo sostenible motivan estas reflexiones sobre cómo hacer de otro modo la tarea de satisfacer las necesidades colectivas y resolver los problemas sin convertirnos en problemáticas para otros o para contextos vecinos que seguramente también se encuentran en la búsqueda de mejores opciones de solución.

Si comprendemos la Innovación Social desde una visión sistémica, y la ponemos en marcha desde la solución de problemas y necesidades a través de procesos participativos y colaborativos de los diferentes actores sociales desde la solidaridad, el interés por el bien común y por el buen vivir de los pueblos en los territorios, el efecto transformador se verá claramente en las futuras generaciones y en nuestros contextos cercanos.

A modo de conclusión

La Innovación Social debería convertirse en una categoría permanente de trabajo en las universidades, tanto desde lo curricular, como desde las prácticas mismas de acción.

Comprender la Innovación Social significa hablar de nuevas prácticas sociales y de nuevas formas de cooperación y organización sociales; nos lleva a modificaciones de las estructuras sociales que antes, en otras décadas de la historia, se relacionaban con el cambio social. Ese cambio social podía ser de tipo económico, político o cultural, pero en su momento, por las ideologías dominantes, fue visto como una acción radical.

La Innovación Social, retomando los propósitos básicos del cambio social de otrora, suele ser generada “desde las bases”, por autodeterminación de la sociedad civil o como resultado de unas metas de los movimientos sociales, de los grupos o de los colectivos. Es, como el cambio social, fruto de prácticas de resistencia a las condiciones presentes, pero también de acciones pacíficas de intervención interdisciplinaria, participativa y colaborativa de diferentes agentes sociales. Pero con componentes adicionales: busca la transformación pacífica de las realidades desde el compromiso y la responsabilidad; busca la sistematización de esas experiencias transformativas como aprendizaje colectivo, como investigación social y como registro o memoria del proceso (capital cognitivo); plantea el escalamiento y la réplica de experiencias en nuevos entornos y es en sí misma un proceso de gestión social, de gestión de la innovación y de gestión de conocimiento.

*Erika Jaillier

   erika.jaillier@upb.edu.co

Comunicadora Social – Periodista y Licenciada en Educación en Lenguas Modernas (Inglés – Francés) de la Universidad Pontificia Bolivariana, de Medellín. Doctora en Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universidad Stendhal – Grenoble 3, Francia. Desde 1996 es docente e investigadora en la Facultad de Comunicación Social – Periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y ha trabajado como temáticas claves las Teorías de la Comunicación, la Investigación en Comunicaciones, la apropiación social de las TIC y los procesos de Innovación Social. 

Referencias

FoTRRIS, (2018) Cookbook. How to co-create RRI projects? Horizon 2020 Framework Programme of the European Union under grant agreement n° 665906. Madrid, Universidad Complutense de Madrid. Consultado en: http://fotrris-h2020.eu/material-for-uptake/

Jaillier, E. et Al. (2017) Construyendo la Innovación Social. Guía para comprender la Innovación Social en Colombia. Medellín, Universidad Pontificia Bolivariana

Tarde, G., 1895 [1890] Les lois de l’imitation. Paris, Alcan. Consultado en : http://classiques.uqac.ca/classiques/tarde_gabriel/lois_imitation/tarde_lois_imitation.pdf

UCLA (S.F) A social Change Model of Leadership Development. III version. Los Angeles, University of California. Consultado en: https://www.heri.ucla.edu/PDFs/pubs/ASocialChangeModelofLeadershipDevelopment.pdf

UNESCO (S.f.) Modelo de Emprendimiento Social de la Biosfera. En: http://www.unesco.org/new/es/natural-sciences/environment/ecological-sciences/man-and-biosphere-programme/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *