Teoría y práctica para la resolución de problemas: Investigación Basada en Diseño

Por: Lina Paola Sorza, Hugo Rozo, Oscar Boude.

La Investigación Basada en Diseño (IBD) o Design-Based Research (DBR) se ha utilizado en distintas ciencias y hace menos de una década que se ha venido trabajando en la educación con resultados relevantes. El DBR, consiste en la transformación de una situación a través de la introducción de un nuevo elemento o artefacto que ha sido diseñado o creado para tal (De Benito y Salinas, 2016). Es decir, pretende abordar problemas educativos reales para solucionarlos y mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje, incorporando materiales, estrategias, guías o herramientas tecnológicas, diseñadas con un propósito determinado.  

Anteriormente, se hablaba de Experimentación del Diseño, el cual se centraba en la realización de pruebas y experimentos que sucedían dentro de laboratorios o entornos controlados, alejados de la realidad y del contexto. Las soluciones o pruebas realizadas allí, distaban de la solución cuando se ponían en práctica y por lo tanto su eficacia dependía del manejo o control de variables imposibles de manejar en un entorno educativo; era necesario que se experimentara con diseños de intervención que se pudiesen probar directamente en el contexto para el cual fueron diseñados, observar y validar su eficacia (Sandoval y Bell,2004). 

La Investigación Basada en Diseño tiene dos objetivos: el primero es mejorar los procesos del diseño educativo, su desarrollo y evaluación; y el segundo se centra en aquellas intervenciones educativas que tienen el propósito de validar teorías (Plomp, 2013) y generar conocimiento. Este tipo de diseño es un puente entre la teoría y la práctica, teniendo en cuenta que parte de un análisis a la literatura existente, que está muy acorde con los problemas que tienen los educadores en sus práctica educativas (Abdallah, 2013). Es allí donde la innovación tiene lugar y se abre un espacio para la transformación, con la posibilidad de integrar tecnología y realizar un refinamiento constante de la investigación (Reeves, Herrington y Oliver, 2005).

Según Anderson y Shattuck (2012) para poder implementar IBD es necesario estar situado en un contexto educativo real y probar intervenciones significativas. Reeves, Herrington y Oliver (2005) recomiendan que el problema que se quiera solucionar debe ser complejo y de diversas disciplinas, pues enriquece el proceso. Este tipo de investigación se considera a largo plazo ya que el conocimiento práctico y la asimilación teórica se desarrollan a lo largo del tiempo, además el docente debe entender qué funciona y qué no (Shah, Ensminger, Thier, 2015).

Características

Según McKenney y Reeves (2014), la IBD se caracteriza por:

  • Estar fundamentada con el propósito de generar nuevo conocimiento,  porque usa la teoría y los hallazgos empíricos para contribuir a una comprensión científica más amplia.
  • Es intervencionista porque se realiza con el fin de transformar una situación o una práctica y generar un cambio en un contexto determinado.  
  • Es iterativa porque evoluciona a través de ciclos donde se ajusta la innovación.
  • Es adaptable porque se modifica de acuerdo a nuevas ideas.
  • Es pragmática porque genera soluciones para los problemas que tienen los educadores en la práctica y el enfoque elegido permite tener diseños que estén en corcondancia según la necesidad inmediata del estudio.
  • La IBD reconoce la complejidad existente en el proceso de aprendizaje (Shah, Ensminger, Thier, 2015).
  • Se requiere de alianzas multidisciplinarias con profesionales, ya que estos discuten sobre los problemas que existen en su práctica, examinando la información a través de diferentes puntos de vista, teniendo en cuenta la literatura y contribuyendo al conocimiento teórico y práctico (Shah, Ensminger, Thier, 2015).
  • Hace uso del enfoque cualitativo y cuantitativo para responder a las preguntas de investigación (McKenney y Reeves, 2014) y para crear evidencia que respalde los principios teóricos (Abdallah, 2013).

Fases

Para realizar una investigación desde la IBD, es indispensable realizar un proceso de revisión de literatura, ya que facilita la creación del diseño borrador (pautas y desarrollo de la intervención) (Herrington, McKenney, Reeves,Oliver, 2007).

Hay un proceso de carácter cíclico pues se repite hasta que se haya logrado un equilibrio entre lo esperado y los resultados (Plomp, 2013). Igualmente, los métodos varían durante las diferentes fases a medida que surgen diversas necesidades y problemas, existiendo una evolución en el objetivo de la investigación (Wang y Hannafin, 2005).

Se llevan a cabo ciclos a nivel macro (generación de conocimientos teóricos), micro y meso (generación de conocimiento práctico y local) para responder los interrogantes sobre qué funciona, cómo funciona, cómo mejorar (Shah, Ensminger, Thier, 2015).

Mckenney y Reeves (2012) proponen las siguientes fases:

Se identifica y se analizan los problemas por parte de los profesionales, se desarrollan soluciones donde se incluyen teorías e innovaciones tecnológicas. Posteriormente siguen los ciclos de prueba y finalmente los resultados de la reflexión para producir el diseño y mejorar la solución.

Es necesario que el investigador documente sus hallazgos para que pueda juzgar por sí mismo, lo cual puede hacerse a través de diferentes instrumentos de recolección, como: grabaciones de audio y video, cuestionarios, diarios de campos y lógicamente el mismo artefacto o elemento (De Benito y Salinas, 2016), a fin de comprender mejor los procedimientos y las herramientas de instrucción que funcionan en las aulas del mundo real.

Los conocimientos emergentes se pueden compartir a través de informes, mientras que los nuevos conocimientos derivados y a largo plazo son apropiados para los libros. (McKenney y Reeves, 2014)

Retos y desafíos

  • Gracias a las prácticas empíricas los investigadores diseñan y rediseñan innovaciones reconociendo su capacidad de transferencia (Shah, Ensminger, Thier, 2015) por lo cual es necesario informar el trabajo de otros (McKenney y Reeves, 2014).
  • Entender el contexto y el lapso de tiempo para mantener la investigación (Abdallah, 2013).
  • La validez y credibilidad, porque utiliza enfoque mixto para procesar datos sin experimentación controlada (Abdallah, 2013).
  • La adaptación, pues no existen estándares establecidos debido a la particularidad de los problemas de la práctica (Abdallah, 2013).
  • Algunos estudios midieron los cambios realizados mediante logros de aprendizaje y artefactos, pocos midieron las actitudes y habilidades de los estudiantes (Zheng, 2015).

Referencias

Abdallah, M. (2013). Employing a three-phase design-based research methodology for expanding student teachers’language-related literacy practices in an Egyptian pre-service English education programme. In T. Plomp, & N. Nieveen (Eds.), Educational design research – Part B: Illustrative cases (pp. 927-946). Enschede, the Netherlands: SLO.

Anderson, T., & Shattuck, J. (2012). Design-based research: A decade of progress in education research?. Educational researcher41(1), 16-25.

De Benito, B. (2006). Diseño y validación de un instrumento de selección de herramientas para entornos virtuales basado en la toma de decisiones multicriterio (Tesis doctoral inédita). Universitat de les Illes Balears, Palma de Mallorca.

De Benito, B. y Salinas, J.M. (2016). La investigación basada en diseño en Tecnología Educativa. RIITE. Revista Interuniversitaria de Investigación en Tecnología Educativa, 0, 44-59. Doi: http://dx.doi.org/10.6018/riite/2016/260631

Herrington, J., McKenney, S., Reeves, T., & Oliver, R. (2007). Design-based research and doctoral students: Guidelines for preparing a dissertation proposal.

Kennedy-Clark, S. (2015). Reflection: Research by design: Design-based research and the higher degree research student. Journal of Learning Design, 8(3).

McKenney, S., & Reeves, T. C. (2014). Educational design research. In Handbook of research on educational communications and technology (pp. 131-140). Springer, New York, NY.

Plomp, T. (2013). Educational Design Research: An Introduction. En T, Plomp  (Ed) y N, Nieveen (Ed). Educational Design Research, (pp 10-51).

Reeves, T.C. (2006). Design research from a technology perspective. In J. van den Akker, K. Gravemeijer, S. McKenney & N. Nieveen (Eds.), Educational design research (pp. 52-66). London: Routledge.

Reeves, T. C., Herrington, J., & Oliver, R. (2005). Design research: A socially responsible approach to instructional technology research in higher education. Journal of Computing in Higher Education, 16(2), 96.

McKenney, S., & Reeves, T. (2012). Conducting Educational Design Research: What it is, How we do it, and Why. London: Routledge.

Sandoval, W. A., & Bell, P. (2004). Design-based research methods for studying learning in context: Introduction. Educational Psychologist, 39(4), 199-201.

Shah, J. K., Ensminger, D. C., & Thier, K. (2015). The Time for Design-Based Research is Right and Right Now. Mid-Western Educational Researcher, 27(2).

Wang, F., & Hannafin, M. J. (2005). Design-based research and technology-enhanced learning environments. Educational technology research and development, 53(4), 5-23.

Zheng, L. (2015). A systematic literature review of design-based research from 2004 to 2013. Journal of Computers in Education, 2(4), 399-420.